HISTORIA DEL XIRINGÜELU

La fiesta del Xiringüelu de Pravia nació en el año 1940 a raíz de una tertulia celebrada en el bar La Cueva. La formaban, entre otros pravianos, Telesforo Palacios, Lueje, Managuas, Santiago López y Barrera.

Corría la época de la postguerra, cuando aún existían penurias económicas, e incluso alimentarias; no se organizaban celebraciones festivas y la gente estaba necesitada de diversiones.

Este grupo de La Cueva decidió hacer una fiesta en la calle y después de la celebración, dado que había sobrado dinero, organizaron una jira a Cañeo. Este pueblo cercano a Pravia tenía unas bonitas vistas y prados que acogían las meriendas que hasta allí se desplazaban para asistir a la jira.

A los pocos años de fundarse la fiesta, ésta ya duraba tres días. El sábado se celebraba una verbena delante del bar La Cueva, el domingo por la tarde se esperaba la llegada de un tren especialmente dedicado a traer gente desde Oviedo y todos los pueblos cercanos al trayecto ferroviario y comenzaba la jira hasta Cañeo. Había un auténtico desfile de personas y carros, entre ellos los que transportaban a los niños del Hogar Santiago López. La música corría a cargo de "Los Quirotelvos" de Ribadeo y de la orquesta "La Estrada", que eran las bandas "oficiales" del Xiringüelu. En Cañeo la gente compartía merienda y sidra con familiares y amigos y disfrutaban de la fiesta hasta que empezaba a anochecer. En ese momento se regresaba a Pravia para continuar la verbena en la plaza Conde de Guadalorce. El lunes una orquesta y la banda municipal de Pravia ponían la música de la verbena que se celebraba en la Plaza de Mª Cristina.

En el año 1979 se celebró el último Xiringüelu en Cañeo. Al año siguiente la organización corrió a cargo de otro grupo de pravianos y la fiesta baja para el Prau del Salcedo transcurriendo allí durante todo el día. Los asistentes hacen casetas y la fiesta se convierte en lo que es hoy.


Volver